Degustar la pasiòn chocolatera

El chocolate Joséphine es el resultado de una ardua búsqueda de la perfección. Cada trozo está compuesto por los mejores granos de cacao, trabajados con los métodos más sofisticados. Los productos han alcanzado un mayor nivel de refinamiento que se puede encontrar en cualquier otro chocolate. Joséphine es el chocolate en su forma más pura.

Pero ¿cómo darse cuenta de su alta calidad?

Los cincos sentidos son fundamentales a la hora de distinguir las propiedades de un producto. A continuación encontrará las características que debe tener un buen chocolate, éstas pueden ser detectadas fácilmente.

A la vista: Debe verse brillante, tener coloración uniforme y estar libre de estrías, grietas y burbujas de aire.

Al oído: Debe crujir al partirse. Si es difícil de romper está demasiado ceroso. Si se astilla está demasiado seco.

Al tacto: Debe ser delgado para que pueda derretirse en la mano a temperatura corporal. El perfil delgado de las tabletas Joséphine fue desarrollado exclusivamente por eso, mejorando aún más el sabor.

Al olfato: Los aromas de un buen chocolate persisten incluso después de saborearlo. Se puede detectar su olor antes de comerlo o exhalando aire después de haberlo probado. Entre más olor perciba, mejor es el producto.

Al gusto: Se deben percibir sus sabores distribuyéndolo por toda la boca y permitiendo que se derrita al alcanzar la temperatura corporal y derretirse. Esto se hace para estimular las papilas gustativas que deben sentir sobre todo el cacao. El resultado es una mezcla superior de los sabores y texturas.

¡Deje que los atributos de un producto de calidad deleiten sus sentidos!